13 febrero, 2018 by admin Blog 0

El árbol del Torcal

El árbol del Torcal

Subo muchas veces al Torcal, en cualquiera de las estaciones del año, más en bicicleta que en coche, y siempre hay un elemento que me llama la atención. Además de las vistas, de los miradores, las rutas, el monumento natural del famoso tornillo o cualquiera de las formas de los caprichos kársticos hay un árbol que emerge de entre las rocas casi al llegar arriba que sobresale y que es una de las pocas cosas que cambian con el paso del tiempo y que nosotros, comunes mortales, somos capaces de apreciarlo. Está justo al coronar la última rampa tras superar varios kilómetros con desniveles de doble dígito…. Viene a ser el fin de puerto para el cicloturista, que no la línea de meta, que está más adelante.

El Torcal está a 1.200 metros de altitud pero hace 200 millones de años era un extenso mar. La acción de la fracturación, la compresión, la lluvia y el viento ha ido esculpiendo este paisaje tan peculiar en el que la bienvenida me la da un almez o almencino al que siempre le hago fotos.

Creo que es uno de los tesoros naturales de Málaga y la última vez que subí, en coche esta vez, había una pareja de fotógrafos profesionales tomando imágenes en el atardecer. Ya hasta hay colas para hacerle fotografías limpias al sujeto, que sin duda es de las figuras más jovencitas que allí nos encontramos.

Otro día hablaré de las antenas del Torcal y su épica carretera final.

Álvaro.

 

error: Content is protected !!